viernes, diciembre 19, 2008

Auf die barrikaden!

Finstere Stürme
durchtosen die Lüfte,
dunkele Wolken
versperren uns die Sicht.

Mögen auch Schmerzen
und Tod uns erwarten,
gegen uns're Feinde,
da ruft uns dien Pflicht.

Denn das höchste Gut,
das ist doch die Freiheit.
Kämpfen wir für sie nun
mit Mut und Kraft.

Hoch mit der Fahne,
der revolutionären,
denn sie führt die Menschheit
zur Emanzipation.

Arbeiter/innen, auf nun zu Kampfe.
Gemeinsan stüzen wir dann
die Reaktion.

Auf die Barrikaden!
Auf die Barrikaden
Für den Triunpf der
freien Konföderation.

miércoles, diciembre 03, 2008

FELICIDADES

Te felicito a secas
sobre todo
no por lo que haces,
sino por lo que quieres hacer.


No es fácil
ver el futuro
mirando los ojos de ahora.
Aunque no lo quisieras hacer,
tú lo haces


Te felicito
porque crees en tí
y crees en todos.
No ahora,
sino más adelante.

Te felicito, Javier,
3 de diciembre.

Felicidades,
no te equivocas.

lunes, diciembre 01, 2008

CRISIS

Ciudadano, ha llegado el momento de hacer frente a la consabida crisis económica y financiera internacional.

No es necesario que el gobierno destine fondos para salvar la banca. Nosotros, los ciudadanos de “a pie”, podemos equilibrar sus cuentas de resultados, igual que las de constructoras, fabricantes de automóviles, etc...

Siempre lo hemos venido haciendo con éxito. Además, para ser justos, hay que reconocer que somos los principales, quizás únicos, afectados.

Podemos revertir los efectos de esta crisis. Podemos convertir estos momentos de desesperación en un punto de inflexión capaz de conseguir el máximo desarrollo económico de toda la historia.





SI, NOSOTROS PODEMOS


Por favor, haga públicas sus propuestas y envíelas muy atentamente al Instituto para el Enriquecimiento Empresarial Contra la Crisis (IEECC).

Muy pronto, mediante riguroso sorteo, se llevarán a la práctica.







Algunas de las propuestas recibidas:

1. Ciudadano, incremente sus inversiones en quinielas, loterías o máquinas “tragaperras”. Si jugamos todos mucho más dinero aumentará la cuantía de los premios y el número de acertantes, con lo que llegarán a la banca mayores cantidades de dinero innecesario a corto plazo, hecho que favorece mucho la liquidez. Además, con este sencilla pauta de comportamiento se resuelven cierto numero de agudas crisis personales.

2. Abra muchas y diversas cuentas en cuantos bancos y cajas de ahorro conozca. Las pequeñas comisiones de gestión que le descuenten no supondrán un gran sacrificio para usted, en cambio serán una fuente de ingresos no despreciable para las necesitadas entidades financieras

3. Efectúe compras ficticias para elevar el Producto Interior Bruto.
Por ejemplo, si usted vive en un chalet adosado intercámbielo con su vecino. Puesto que son semejantes no notará prácticamente la diferencia, en cambio, se contabilizará como si se hubieran construido dos nuevas viviendas.
Lo mismo puede hacer con su coche o su frigorífico. Es más, intercámbiese usted mismo directamente con su vecino, así contaríamos con todas las ventajas de la permuta, ahorrándonos los inconvenientes de la mudanza.
Su mujer, sus amigos, sus compañeros de oficina se lo agradecerían mucho. La llegada de “savia nueva” supone un estimulo tanto para relaciones personales como profesionales.

4. Incorpore a su dieta una mayor cantidad de frutas y verduras. Mejorará su salud y disminuirán los niveles de colesterol. Puede hacerlo utilizando los abundantes deshechos de mercados y supermercados, pero hágalo únicamente a primeros de mes, durante el resto de las semanas la demanda de estos productos está muy saturada.

5. Si usted ha sido despedido, cosa normal en tiempos de crisis, no se preocupe. Sobretodo, no se inmiscuya en reivindicaciones sindicales. Está demostrado que no resultan eficaces. Además, estos movimientos degeneran en conflictos de naturaleza violenta o terrorista, dirigidos únicamente a desestabilizar las democracias del mundo libre.
Para terminar, bajo ningún concepto se apunte en el Instituto Nacional de Empleo. Todo el mundo sabe que no sirve absolutamente para nada. Esta conducta antisocial genera una abultada cifra de desempleados y el consiguiente clima pesimista de alarma social que, con su noble actitud, evitará.

martes, noviembre 11, 2008

Consejo para Barak Obama, líder pionero

Viajar es la mejor manera de conocer el mundo y la realidad que nos rodea. El viaje y las experiencias que sin duda aporta abren la mente a nuevas ideas, a nuevos planteamientos y soluciones.
El viajero observa lugares, costumbres y personas, pero también se pasea por el conocimiento.
Opino, al igual que Platón, que deben gobernar los sabios, es decir los viajeros.
La evolución de un país o del mundo en general, es un viaje hacia el futuro que debe ser dirigido po un viajero experimentado.

Por lo tanto, propongo que Barak Obama, en compañía de varias secretarias o su familia, según prefiera, realice un gran viaje alrededor del mundo, en régimen de pensión completa, durante los 4 años que dura su mandato.
Puede perfectamente gobernar utilizando un teléfono móvil y asistir a distancia a las reuniones ministeriales o a las duras jornadas parlamentarias mediante video-conferencia.

A los pocos meses, una vez comprobado empíricamente que el gobierno de los sabios viajeros es muy superior al sistema actual, se podría ir enviando de vacaciones a todos los ministros, subsecretarios, alcaldes, etc..

Por último, puesto que la sabiduría acumulada en los años que duran estos mandatos difícilmente puede ser igualada, los cargos deberían hacerse vitalicios y, para continuar con la adquisición de útiles conocimientos, una vez recorrida la tierra, habría que ponerlos en órbita para que explorasen también el mundo exterior.

Desde el espacio sideral nuestros sabios dirigentes gobernarían la tierra a las mil maravillas por siempre jamás.

Vegetaryano

He de reconocer que no comer carne no proporciona la felicidad.
Despues de un par de meses de experimentación he comprobado que soy aproximadamente igual de desgraciado que antes.
Es cierto que ahora que ya no me los como, los animales son mis amigos. Unos amigos numerosos, agradecidos y muy vivos.
Respiro con ellos en sana paz y concordia. Me gustan los trinos mañaneros o los oscuros buceos de calamares y pajarillos que, aunque ni los oiga ni los vea, puedo perfectamente imaginar.

Pero, lo dicho, he de reconocer que no soy completamente feliz.
Posiblemente sea el fruto lógico que genera la estupidez, no sé si exclusivamente personal o ineherente a toda la especie.

Por cierto me duele una muela. Luego, si tengo ganas y tiempo, en otro post me quejo.

Mejor, ya que estoy puesto, lo hago en éste.
Ay. Ayayayay. Ay, AAAyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!!!!!!
(No me duele casi nada, es que soy 'mu xagerao')

Pajarillos volanderos, consoladme. Cabras del monte, conejos de la sierra, decidme qué verde yerba mitigará mis jodidas penas.

jueves, octubre 02, 2008

EXTREMODURO

http://www.goear.com/listen.php?v=b23ae94

...
nubes oscuras nos impiden ver
aunque nos espera el dolor y la muerte
contra el enemigo nos llama el deber
el bien más preciado es la libertad
luchemos por ella con fe y con valor
alza la bandera revolucionaria
que llevan al pueblo a la emancipacion
...
youuuujjuuuuuu
...

viernes, agosto 22, 2008

Amadeu Casellas Ramón




Comunicado de Amadeu Casellas




El día 5 de Septiembre Amadeu concluye su huelga después de entrevistarse con el sindic de greuges (defensor del pueblo). Mas información

CENSURA

En desacuerdo con Tha, comprendo la censura.
Ciertas escenas, sobre todo si contienen intimidad y belleza, pueden alterar e incluso herir la sensibilidad de las personas, ya de por sí extremadamente frágiles ante este tipo de insinuaciones.
La censura debe velar en todo momento por nosotros.
¿Qué sería de nuestras vidas si viésemos en realidad toda lo maravilloso que existe a nuestro alcance sin poder disfrutarlo?

Por cierto, hoy he visto pájaros volando.
Que los maten.

martes, agosto 12, 2008

TÚ TE SUSTRAES

Cuando hablo contigo por teléfono
te veo mover las manos
y también, si te ríes,
el estallido y los labios de tu risa.

Puedo ver todo,
hasta la sombra tuya
oscureciéndose
como en el aire.

Pero, aunque te vea,
algo no puedo hacer
hablando por teléfono.
Aunque quisiera,
no puedo, podría,
tirarte
de los pelos.

Por eso no me gustan las palabras,
ni los móviles,
ni ver tu risa
vencedora
hablando por teléfono.
Siempre te escapas.

Cuando estoy solo,
te puedo ver
incluso mejor que
cuando hablas por teléfono.

Pero tampoco
es así lo mucho que te quiero,
porque no puedo
tirarte de los pelos
estando solo.

Por eso yo solo creo en mí
y en lo que veo.
Aún
estando solo
o hablando por teléfono.

sábado, agosto 09, 2008

CONFESIÓN


Alguien sentado frente a una cuartilla en blanco durante una mañana soleada me lo había dicho.
"Sé que molesto, ¿y qué?".

¿Quién puede preferir sólo el aroma de la fritura a la propia tortilla de calamares caliente, la propia nata espesa a un maravilloso helado de fresas con nata?

En efecto, después de múltiples ensayos, se ha conseguido acertar con una fórmula estupenda que reconforta, revigoriza y conmueve. Naturalmente, es una fórmula completamente falsa, aunque los resultados la avalan por encima incluso de la propia verdad, muy estimulante en otros casos.

Alguien tumbado en una cama de 1.10 lo ha pensado sin estremecerse.
"Es cierto que estoy abocado a la nada, ¿y qué?".

Acaso por ese pequeño inconveniente sin importancia voy a dejar de lado la brillante carrera de una vida única, dirigida y protagonizada por mí.
Sin mi propio guión estaría perdido en un mundo donde lo espontáneo es inconsciente y únicamente aporta frescura, aún así bastante discutible.
Si he de llegar a ningún sitio, lo tengo que conseguir siguiendo la dirección que les marco a mis escurridizos pasos.

¿Qué es más emocionante lo que hago, lo que creo que voy a hacer o lo que nunca he hecho?
Lo que nunca he hecho, sin duda. Por eso mismo no voy a empezar ahora a rebatirme.
Adelante, siempre adelante, sin pestañear.
Arre, que mañana es tarde.

miércoles, julio 23, 2008

CARTA DE JAIME GIMÉNEZ ARBE, "EL SOLITARIO"


Hola:

Nací en Madrid hace 52 años, hablo cinco idiomas, soy técnico en refrigeración industrial, electricista, soldador, tornero, fresador, mecánico, técnico en electrónica, piloto privado de helicópteros U.F.R., patrón de embarcaciones de recreo y músico. Pero antes que nada soy un ser humano, una persona normal que acierta y se equivoca, como todos. Siempre me sentí identificado con el movimiento insurgente de mayo de 1968 en París y así eslóganes como “prohibido prohibir” o “seamos realistas, pidamos lo imposible” llegaron ya en mi temprana adolescencia al fondo de mi corazón, a la más intima esencia de mi personalidad. Siempre creí en la paz, el amor, la no violencia, la cooperación constructiva entre los diferentes seres humanos independientemente de su género, raza, condición social o procedencia. Pero también tuve la percepción a temprana edad, de la enorme injusticia y violencia que impera en las relaciones humanas, en mi ingenuidad adolescente, llegué a la conclusión de que una gran parte de estas situaciones, impropias de la condición humana, eran consecuencia directa de la codicia y el egoísmo. Pronto identifiqué al capitalismo, tanto en su forma privada, corporativa o estatal, como el agente directo y responsable de la infelicidad humana. En ese preciso momento nació el insurgente contra la injusticia y el capitalismo que soy hoy en día, también decidí ese día, que algo había que hacer para combatir a ese monstruo. Desgraciadamente, también pronto descubrí que existía un ente aglutinador y en esencia muy violento e injusto, que da seguridad al capitalismo y en simbiosis criminal con él, se beneficia de la explotación de mis hermanos y hermanas, este ente era y es el Estado. Consideré necesario luchar para conseguir un mundo más justo y más social, trabajar por una sociedad sin clases y sin castas, donde la educación en libertad y donde el trabajo abundante y colectivo y la riqueza por él generada, fuera justa y equitativamente distribuida.

Siempre rechacé la máxima tan profundamente injusta de “tanto tienes, tanto vales” y siempre creí que “tanto eres, tanto vales” se ajustaba más a la verdad. La abolición de la pobreza, del racismo, de la ignorancia, del clasismo, de la riqueza insultante y de la violencia organizada del Estado deberían ser objetivos prioritarios en mi lucha. También era fundamental conseguir controlar al Estado y provocar su reforma integral, si no se podía técnicamente obtener la abolición de éste, el objetivo de conseguir una sociedad sin clases, donde se superara la organización estatal de la sociedad y al capitalismo como motor de la riqueza social, pasaron a ser objetivos prioritarios. El fin último sería acabar con la opresión capitalista por medio de una Revolución Social Anarquista, que nos trajera una sociedad ácrata autogestionaria.

Hasta aquí los buenos deseos, parafraseando a don Quijote cuando le dice a Sancho Panza “con la iglesia hemos topado, amigo Sancho” también noté que en el camino se erguían formidables obstáculos. Entre ellos cabe destacar a los Bancos privados. Los Bancos privados existen, en teoría, como meros apéndices de un Banco estatal, en España es el Banco de España, en el Reino Unido es el Banco de Inglaterra, en los Estados Unidos es la Reserva Federal. Tienen, en teoría, el cometido de maximizar la rentabilidad explotadora de la población, ya que como todos conocen, el Estado no es demasiado diligente y tiende a delegar en explotadores profesionales su inicua tarea. Teóricamente el Banco de España concede permiso para operar a un Banco privado, con la concesión de una denominada “ficha bancaria”, y teóricamente puede castigar al Banco que opere desaprensivamente con la retirada de ese permiso. Pero la realidad, que en innumerables ocasiones se empeña en contradecir a la teoría, es inexorable; el Banco de España es dirigido por un funcionario del Estado, dependiente de un ministerio dirigido en sus decisiones estratégicas por un político profesional, y aquí entra en juego la parte más importante de la ecuación diabólica. Los políticos profesionales, para llegar al poder de decisión estratégica, deben concurrir integrados en unos partidos políticos y competir en unas supuestas elecciones democráticas.

Naturalmente, en una sociedad capitalista, estos partidos necesitan de financiación para alcanzar sus objetivos. Financiación ilimitada, y aquí es donde intervienen los Bancos privados. Básicamente, imponen para conceder su ayuda a los partidos políticos que estos adopten, cuando alcancen el poder, políticas tendentes a su propio beneficio. Para asegurarse este objetivo, imponen a sus propios agentes en las listas electorales de los partidos políticos, y se aseguran que estén bien situados en esas listas. Y para asegurarse que tendrán éxito en su objetivo, posicionan a sus agentes en cualquiera de los partidos políticos, con posibilidad de éxito electoral, para que de esta manera y con independencia de qué partido político sea el vencedor en las elecciones, ellos se aseguren la victoria. De esta manera acceden al control del Ministerio de Hacienda, que a su vez diseña la política económica que los consejos de administración y accionistas mayoritarios de los Bancos privados desean, para su perpetuación en el vértice de la pirámide del poder, y así, resulta un juego de niños controlar el Banco de España, que, en teoría, tendría la función de controlarles a ellos. Por medio de la designación de un gobernador del Banco de España dócil y afín a sus intereses, se consigue su objetivo. De esta manera los Bancos privados consiguen la supremacía política y además el derecho de pernada de explotar a la sociedad civil con total impunidad, todo muy legal, pero absolutamente ilegítimo tanto el medio como el objetivo. De esta manera, la asociación mafiosa entre banqueros y políticos, se erige como explotadora de la población en su conjunto. Y los banqueros y su negocio fraudulento, como los auténticos amos de la plantación de algodón, y nosotros, la gente, como sus esclavos negros explotables y sustituibles.

Ante esta enorme injusticia decidí, con conciencia, convertirme en insurgente contra el capitalismo explotador, tomando las armas, para combatirles en la medida de mis modestas fuerzas. Siempre con el convencimiento de ser David luchando contra Goliat. No quiero entrar en detalles de mi lucha desigual contra el monstruo y su cómplice y valedor: el Estado. Si en cambio quiero reseñar cómo la Banca privada es un auténtico mal social, ejemplo de egoísmo sin límites, conformado como un poder terrorista social fuera de control, que aplica la política de hechos consumados y es responsable de la corrupción social y política. A este respecto quiero reseñar que sin una toma de conciencia general que desenmascare a estos enemigos de las personas y de la sociedad en su conjunto, será muy difícil hacerles pagar por el daño social inflingido a la colectividad. Deseo además señalar la condescendencia que muestra la Justicia, uno de los pilares del Estado, cuando los delitos económicos cometidos por banqueros son sacados a la luz pública. En el famoso caso de los “fondos opacos” y de las “inversiones en paraísos fiscales” llevados a cavo por el Banco B.B.V.A. y el Banco Santander, el fiscal no encontró delito porque según él, no había perjudicados. Evidentemente la evasión fiscal y la puesta de capitales de oscura procedencia en la isla de Gran Caimán (paraíso fiscal en el Caribe) “no es delito”. Naturalmente los perjudicados son la Hacienda pública y todos los españoles que pagan sus impuestos, pero indudablemente, lo peor de todo es el agravio comparativo y la desigualdad de tratamiento que el Estado da a poderosos y a “súbditos”. Pero de lo que se trata es de no molestar a los dueños del “chiringuito”.

A los políticos profesionales les gusta mucho decir que España es un Estado democrático y de derecho, mejor sería que dijeran que es un estado cleptocrático sin derechos, porque la verdad, ni ellos mismos se atreven a decir que es un Estado libre, de libertad. Aunque como se ve, algunos tienen toda la libertad y otros no tienen nada. Es cuestión de estar bien situado, al calor del poder, ya sea este político, económico o mediático. En los últimos años, asistimos anonadados al robustecimiento del Estado capitalista corrupto. Su desfachatez y carencia de escrúpulos han llegado a cimas históricas. Al calor del neoliberalismo, que bien pudiera llamarse neofascismo, y con el apoyo entusiasta de los medios de comunicación de masas, controlados por la Banca, han logrado confundir a la sociedad, engañarla, sería la palabra correcta. Han conseguido hacer creer, que la incapacidad del Estado para crear riqueza social, es un mal asumible y que este mismo Estado que gradual y paulatinamente recorta día a día libertades, educación, garantías de futuro para la mayoría de la población, no es responsable del desaguisado en modo alguno. Con ayuda de sindicatos alicortos, al servicio del poder político-económico, han conseguido la rendición de la clase obrera trabajadora. La manera ha sido sencilla: han provocado un paro masivo y al mismo tiempo han provocado un “dumping” social con la importación de grandes cantidades de trabajadores poco cualificados, para que las personas que viven de su trabajo, vean mermados sus ingresos y así su capacidad de decisión social. Todo para mantener el beneficio de los Bancos, que en un contexto de pobreza generalizada, aumentan sus beneficios exponencialmente año tras año. Bancos éstos, además, que coordinados con compañías multinacionales y grupos políticos y militares pretenden el advenimiento de “un nuevo orden mundial”. Estos grupos como el Carlyle Group o la Trilateral, son auténticos poderes fácticos mundiales y a ellos pertenecen grandes accionistas del Banco Santander y B.B.V.A.. El objetivo de esta mafia es el control de las gentes del mundo entero, y es evidente que para llevar a buen puerto su diabólico objetivo, necesitan del servicio lacayo y cómplice de los Estados. Es obvio que a semejantes enemigos, que no dudan en arruinar el medio ambiente para conseguir beneficios o nos meten en guerras abstractas “contra el terrorismo”, hay que frenarles en seco. Hora es de que la gente tomemos la iniciativa y pongamos a estos en su sitio, y más ahora si cabe, que la “guerra contra el terrorismo”, burda coartada para una guerra imperialista y colonialista que pretendía el control de los recursos energéticos mundiales, la están perdiendo. Aprovechando su inmenso error estratégico y la recesión económica que su maldad e insensatez han provocado en el mundo, hora es de cambiar todo, absolutamente todo, y a los responsables meterlos en la cárcel, cárcel que “disfruto” yo en estos momentos.

Tengo que decir, una vez más, que si yo no me conociese bien, estaría aterrado por la imagen que los medios de comunicación han dado acerca de mi persona; un ser frío, calculador, esquizofrénico, asesino, entre otras lindezas. Tengo que reconocer que los “medios de deformación de la realidad”, también conocidos como medios de comunicación, o más finamente como “mass media” han realizado a conciencia su labor. No sólo me han difamado, pre-condenado, neutralizado mi presunción de inocencia, adulterado mis cartas, presentado a la gente como si fuera un “Anibal Lechter” cualquiera, personaje central de la película “El silencio de los corderos”, sino que me han negado una simple rueda de prensa, en la que pudiera poner en claro todas las falsas acusaciones que contra mi se hacen. Abusando de la credulidad de la gente, que lamentablemente se cree a pies juntillas todo lo que la televisión vomita, han tirado piedras, han escondido la mano y me han impedido el derecho de réplica, a mayor satisfacción del Estado y del propietario de los medios de comunicación; la Banca. Esta Banca que no dice nada, pero que por la pestilencia del veneno que destilan los medios de comunicación, se percibe nítidamente su concurso y activa presencia entre bastidores. Para ellos, naturalmente, soy un muy mal ejemplo, debo de ser desactivado y difamado para que no surjan imitadores, porque de lo que realmente tienen miedo, es de que mi modesto ejemplo pudiera ser una modestísima y grave amenaza, si hubiera muchos más insurgentes contra el capitalismo, de ahí la importancia del castigo ejemplar como aviso a navegantes futuros. Esa tan cacareada “alarma social”, no es más que la alarma generada entre banqueros y diligentes servidores del Estado corrupto, en el que lamentablemente sobrevivimos.

Llegados a este punto quisiera subrayar, una vez más, mi inocencia en la muerte de los dos guardias civiles de Castejón (Navarra). Ante el juez de Tudela expliqué la concatenación de sucesos que llevaron a la muerte de los dos guardias civiles, y también aclaré quién lo hizo. A este respecto tengo que señalar que se me ha hecho un perfil genético de A.D.N. que espero ayude a demostrar mi inocencia. Este y otros detalles como el modelo, marca y color del vehículo desde donde se realizaron los disparos, espero que ayuden en la investigación. También desearía que se demostrara la falsedad de los testigos aportados por la policía, y de ser así la Justicia les aplicara las penas que por falso testimonio y perjurio, les puedan corresponder, y de haber instigadores al falso testimonio y perjurio, se proceda a depurar sus responsabilidades allá donde estos estuvieran, incluso entre la guardia civil, elementos de la judicatura o medios de comunicación. Lo que sí puedo decir públicamente, es que no tengo ningún interés en hacer de “chivo expiatorio” o de “cabeza de turco”, a mayor gloria de la Banca y el Estado. Comprendo que la guardia civil tenga un enorme interés en descubrir a los que mataron a sus compañeros, pero también debían tener un interés similar en depurar responsabilidades, cuando son ellos los que matan a personas inocentes y no encubrir sus fechorías con el inestimable apoyo de la judicatura o del escalafón policial. Recientes casos como el del sub-sahariano al que supuestamente pincharon el flotador cuando intentaba, nadando, entrar en España y que murió ahogado al parecer entre bromas de los guardias civiles actuantes, o del marroquí que “murió accidentalmente” en la valla perimetral que rodea a Ceuta y que posteriormente y abriendo una puerta, arrojaron el cadáver baleado al lado marroquí de la frontera, para librarse de cualquier responsabilidad, o del caso de Roquetas de Mar, donde apalearon a un agricultor, matándolo, y después intentaron encubrir sus fechorías destruyendo el video de vigilancia perimetral que protege el cuartel de Roquetas de Mar, y que fue prueba incriminatoria, a este respecto señalar la condescendencia y facilidades dadas por la juez de Roquetas a los implicados, guardias civiles, para la presunción de inocencia de los mismos. Presunción de inocencia que al que esto escribe se le ha denegado desde el primer momento, y es que es sintomática las diferentes longitudes de las varas de medir que el Estado aplica, en función de quién comete las fechorías. Si las fechorías las cometen las diferentes policías del Estado español, todo se intenta ocultar, deformar, tapar, invocando la presunción de inocencia de los policías. Pero cuando los muertos son policías, entonces la cosa cambia, ya no existe presunción de inocencia, sólo hay espíritu de venganza. Lo que demuestra que los ciudadanos no somos iguales ante la Ley, como consagra la Constitución española. Los funcionarios del Estado tienen más derechos que las personas no afectas a la Administración. Naturalmente el árbitro es el mismo Estado, un poco como Juan Palomo “yo me lo guiso, tú te lo tragas” sin posibilidad de rectificación, todo el mundo sabe las dificultades que arrastra cualquier ciudadano, sin influencia digna de reseñar, que siendo víctima de un abuso policial, quiere denunciar ante la justicia un atropello, simplemente tiene que desistir, para no complicarse la vida aún más. A mi me gustaría saber, como en este país, se le puede poner el cascabel al gato, cuando se trata de denunciar a la policía. Al parecer no es posible para la gran mayoría de la población, somos víctimas potenciales en cualquier momento y en cualquier lugar, sin remisión. Volviendo al asunto de la muerte con arma de fuego de los dos guardias civiles de Castejón, tengo que denunciar públicamente mi certeza de que no voy a tener un juicio justo y que ya estoy pre-condenado de antemano. Y me explico: Cuando el Tribunal de Relación de Lisboa en su sección 9ª, acordó mi traslado temporal a España por un periodo de 60 días, para responder sola y exclusivamente ante el juez del juzgado de instrucción número 3 de Tudela, respondiendo a un mandato de detención europeo, también acordó no extraditarme a España hasta que fuera juzgado en Portugal y en caso de ser condenado, cumpliera allí integra la condena. Es decir, que no puedo ser interrogado por ningún otro juzgado, ni tampoco juzgado, puesto que Portugal, al haberme detenido, se reserva la primacía. Estando ya en España, en la prisión de Zuera, la Audiencia de Navarra acordó solicitar a Portugal la prorroga de mi estancia en España por otros cinco meses más, casualmente, el escrito de petición a las autoridades portuguesas es posterior en dos días a la respuesta dada, en sentido positivo, por Portugal. Quiere esto decir, que la petición a Portugal fue cursada cuando ya se tenía la respuesta afirmativa de las autoridades portuguesas. Curiosa circunstancia esta, que prueba una intervención política entre bambalinas, en mi caso a enjuiciar. Si hay intervención política, supone meridianamente que mi caso no es un mero caso judicial más, sino, pese a quién le pese, un caso político que se quiere disfrazar de mero asunto criminal. Pero esta irregularidad es una más del cúmulo de irregularidades y maquinaciones que envuelve, para mi desgracia, mi caso. Y prueba de ello es lo siguiente: En el mandato de detención europeo, y por normativa europea, tiene que determinarse claramente el tipo de tribunal y clase de juicio a que voy a ser sometido, y al mismo tiempo tiene que señalarse con claridad el delito o delitos de los que se me acusa y también deben de señalarse las penas a las que puedo ser condenado. Se excluyen del mandato de detención europeo, los delitos de faltas, los delitos que lleven aparejados una corta pena, así como los delitos de naturaleza política. En el mandato de detención europea, el juzgado número 3 de Tudela especificaba claramente que yo iba a ser enjuiciado por un tribunal con jurado popular. Sólo se concedió mi extradición temporal con esa condición, y con esta condición, ser juzgado por un tribunal con jurado popular, acepté venir a España. Porque podría haber recurrido cualquier decisión judicial portuguesa y permanecer mucho más tiempo en Portugal, sin volver a España, pero como estaba muy interesado en explicar a las autoridades judiciales españolas como se desarrollaron los trágicos hechos, que dieron lugar a la muerte de los dos guardias civiles de Castejón, y de los que vuelvo a repetir una vez más: Soy inocente, acepté venir a España por dos meses. A continuación y para su mejor comprensión voy a relatar cronológicamente una serie de resoluciones judiciales de la Justicia de Navarra y que me llenan de desasosiego y me hacen pensar que mi caso ya esta “precocinado” y listo para ser yo condenado. El juicio sería así un mero formulario más.

El día 5 de octubre de 2007, el juzgado de instrucción número 3 de Tudela acuerda incoar procedimiento para enjuiciarme con un tribunal de jurado. Pero el día 11 de octubre, el fiscal decide recurrir el auto del juez de Tudela, diciendo que el delito de tenencia ilícita de armas no puede considerarse como un medio para la comisión del delito de homicidio. Ante este argumento peregrino no puedo más que asombrarme. A los guardias civiles les mataron a tiros, con arma de fuego. No murieron por un conjuro mágico o envenenados, luego está claro que si no hubiera arma de fuego, no habría habido guardias civiles muertos. Esto lo ve cualquiera. No se necesitan sesudos dictámenes. Es una evidencia. El día 23 de octubre, incluso la acusación particular muestra su conformidad para que el juicio se celebre con un jurado popular. Con fecha de 2 de noviembre de 2007, el juez del juzgado de instrucción número 3 de Tudela rechaza el recurso del fiscal, y establece que voy a ser juzgado por un tribunal con jurado popular. Pero el fiscal, erre que erre, vuelve a apelar, esta vez ante la sección 1ª de la Audiencia Provincial de Navarra, que dicta una resolución el día 20 de diciembre de 2007 en la que revoca el auto del juez de Tudela, da la razón al fiscal y decide que voy a ser juzgado por un tribunal ordinario, esto es, sin jurado popular. En su resolución, dictamina que hay que hacer una interpretación restrictiva en los asuntos enjuiciables por un tribunal con jurado popular, aduce que sólo deben enjuiciarse asuntos sencillos, nunca se tienen que enjuiciar casos de una gran complejidad. A este respecto conviene recordar que la Justicia española nunca ha sido partidaria del jurado popular, pues lo ve como una intromisión en sus prerrogativas. Hablando claramente, recela de la autoridad concedida por la constitución española a los ciudadanos para dirimir aspectos claves como la inocencia o culpabilidad de un acusado. Hay que recordar que la institución de los jurados populares, fue una batalla sorda que durante muchos años la judicatura española rechazó y combatió por todos los medios. Por lo que se ve a día de hoy, sigue considerando a la institución del jurado popular como un estorbo, empeñados en vaciar las atribuciones del jurado popular, ya que de momento no pueden abolir la Ley, hoy al menos, mañana podría ser. Para mi, personalmente, el jurado popular me garantiza que voy a tener un juicio justo. El tribunal ordinario me presupone, dado el encono mostrado por las autoridades españolas, tanto políticas, como judiciales, como mediáticas, una grave duda acerca de la imparcialidad con la que unos jueces profesionales, van a considerar las pruebas y una aún más grave duda al respecto de la imparcialidad con la que van a decidir sobre mi inocencia o culpabilidad. Deseo recordar a todos los que leen este escrito que he sido linchado mediaticamente, la policía ha mentido y ocultado pruebas que demuestran mi inocencia, o por lo menos ponen en duda las acusaciones vertidas sobre mi, por estos motivos, unido a la falta de presunción de inocencia y deformación de mi personalidad, que los medios de comunicación han propagado a los cuatro vientos, me hacen suponer un juicio “precocinado”, por este motivo, deseo que se me enjuicie por un tribunal de jurado popular. Si la gente me condena o me absuelve será su decisión, pero será una decisión imparcial, ajena a los prejuicios politiqueros y otros condicionantes que funcionarios del Estado, a buen seguro, puedan tener. Y quiero resaltar aquí, que soy un enemigo del estado y como tal, no puedo esperar su clemencia e imparcialidad, pero sí pertenezco a la gente, y a ellos, a mis hermanos y hermanas me dirijo en busca de justicia e imparcialidad, siempre he luchado a favor de la gente y en contra del Estado opresor.

Pero quisiera retornar otra vez a los argumentos que esgrime la sección 1ª de la Audiencia Provincial de Navarra y en concreto su ponente José Julian Huarte Lázaro: “Pues bien en el supuesto de autos, y en discrepancia con lo sustentado por el Juzgado de Instrucción número 3 de Tudela, no aparece que el delito de tenencia ilícita de armas se hubiera cometido presuntamente con la finalidad exclusiva de perpetrar los delitos de asesinato/homicidio o facilitar su ejecución o procurar su impunidad, de ello en el supuesto de autos, según el testimonio remitido no hay ningún dato, ya que no se refleja, aunque fuera con un arma de fuego el medio con el que se atentó contra la vida de los agentes, que la misma, su tenencia y posesión, que constituye el delito de tenencia ilícita de armas, lo fuese con la exclusiva intención de atentar contra la vida de los agentes. En esta tesitura la concurrencia de un presunto delito de tenencia ilícita de armas, para el que no es competente el tribunal del jurado, hace que no sea procedente incoar dicho procedimiento, por lo que debe revocarse el auto dictado por el juzgado de instrucción número 3 de Tudela”. Uno, cuando lee estos sesudos razonamientos se queda de piedra. Al parecer es menester que el arma utilizada para matar a los agentes de la guardia civil, sea sólo y exclusivamente utilizada para esta finalidad, para establecer una conexión entre los delitos de homicidio/asesinato y atentado a la autoridad, que sí están recogidos en los supuestos de aplicación del tribunal del jurado. Es lógico y evidente que el arma utilizada fue factor determinante en la muerte de los guardias civiles, y que de no haber tenido la mano homicida tal instrumento, jamás habrían muerto los guardias civiles de forma violenta. Pero pretender además, que el arma utilizada lo fuera sólo con el fin y objetivo de matar a los guardias civiles, para beneficiarse de los presupuestos establecidos para el enjuiciamiento por el tribunal del jurado popular, es absurdo, sería como decir que la navaja asesina que corta el cuello de la víctima, hubiera sido utilizada sólo para ese fin. Si el asesino, previamente, hubiera utilizado la navaja para prepararse un bocadillo, ya no quedaría incluida la navaja como conexa al delito de homicidio/asesinato. Pero es que además tanto el número de delitos como la gravedad de los mismos es enormemente dispar, aquí se enjuician dos delitos de homicidio/asesinato, castigados con pena de 15 años/20 años por delito, en función de si se establece la culpabilidad por homicidio o asesinato, otros dos delitos de atentado a la autoridad, castigables con penas de 4 a 6 años por cada uno, y por fin, el delito de tenencia ilícita de armas castigable con pena de 1 a 3 años. Si uno suma, ve que por los asesinatos más los atentados a la autoridad se piden 52 años, en cambio sólo de 1 a 3 años por la tenencia ilícita de armas. Al ser más los delitos, y también la gravedad de los mismos, recogidos dentro de los supuestos que se consideran necesarios para mi enjuiciamiento por el tribunal del jurado popular, debería de ser juzgado por el tribunal del jurado popular, y si no fuera compatible el delito de tenencia ilícita de armas en el supuesto recogido para la aplicación del juicio por jurado popular, pues este delito debería ser retirado de la acusación y venir a ser enjuiciado por tribunal ordinario, una vez el jurado popular hubiera dictaminado la culpabilidad o inocencia de mi persona, naturalmente, sólo debería de ser enjuiciado en el caso de ser encontrado culpable, porque de ser declarado inocente no debería ser procesado por tal delito. Lo que no se puede hacer es decir que porque un delito pequeño (en comparación con los otros delitos de los que soy acusado) no casa en los supuestos del enjuiciamiento por tribunal de jurado, todos los otros delitos que sí se ajustan a los supuestos de la Ley del tribunal del jurado popular, y que son, repito, de enorme gravedad, tengan que ser hurtados a la decisión imparcial y el conocimiento de un jurado popular. Esto es claramente una interpretación torticera de la Ley, tendente a conseguir, con certeza, una condena hacia mi persona. Y yo pregunto: ¿De qué tienen miedo estos jueces? ¿De que un jurado popular, no controlable orgánicamente, pudiera decidir que soy inocente y que las pruebas que se puedan esgrimir en mi contra no demuestren mi culpabilidad?. Estoy profundamente convencido que este es el motivo y desde aquí quiero alertar a la opinión pública, para que se mantenga vigilante ante la política de hechos consumados que alguien quiere imponer. Soy inocente, y cualquier fabricación de pruebas, menoscabo a mi presunción de inocencia y maquinación para conseguir fraudulentamente mi condena, es un gravísimo delito que podrían estar cometiendo funcionarios del Estado. Reclamo mi derecho constitucional a un juicio justo, con todas las garantías que las leyes preveen. La prevaricación es un delito grave, pues provoca no sólo indefensión, sino que desmoraliza a los ciudadanos, a aquellos ciudadanos que creen en la justicia, en la imparcialidad, en la moralidad, en la altura de principios, además hace indignos a los que practican este grave y reprobable crimen, en cualquier caso, deslegitima a la justicia del Estado español, y la pone a la altura de cualquier dictadura de un país del tercer mundo. En casos así, es donde se pone a prueba también la legitimidad de un Estado que dice ser democrático y de derecho.

Pero no sólo en el aspecto judicial queda deslegitimado el Estado español, también sucede lo propio con la indignidad de sus prisiones. Hablando de las prisiones del Estado español es obligatorio resaltar que en España están infringiendo todas las legislaciones existentes en Europa relativas a los derechos humanos. Hay que decir públicamente que en las prisiones españolas no sólo se tortura física y psíquicamente, sino que en sus instalaciones se encuentran camufladas auténticas celdas para torturar, llegando en algunos casos a disponer de elementos de sonido (altavoces) para no sólo ahogar los lamentos de los prisioneros que están siendo objeto de torturas, sino que incluso y siguiendo las técnicas tristemente conocidas de Guantánamo y Abu-Ghraib, se deja la música conectada durante toda la noche para así conseguir sufrimiento adicional por falta de sueño, en concreto se utilizan instalaciones, teóricamente diseñados para otros fines, para torturar. La inseguridad en los módulos de aislamiento, auténticas cárceles dentro de las cárceles, es absoluta. Las vejaciones, palizas, provocaciones, acoso y “suicidios”, protagonizadas por algunos funcionarios de prisiones ultraderechistas, son una constante en las prisiones del Estado español. Actualmente estoy recluido en la celda número 21 del ala C del módulo de aislamiento de la prisión de Zuera. A modo de ejemplo, y como botón de muestra, tengo que denunciar públicamente que mi celda así como todas las restantes del ala C, celdas 21 a 30, no sólo tienen barrotes en las ventanas sino además un enrejado metálico que deja aberturas de 3 x 3 centímetros y que impide no sólo sacar los brazos por la ventana sino que limita considerablemente el paso de la luz. Estos enrejados metálicos están prohibidos por la Ley General Penitenciaría que, en su día y en diferentes lugares de España, dispusieron su eliminación, pero como quiera que los módulos de aislamiento de las prisiones de España son auténticos “gulags” donde reinan “zares” por encima del bien y el mal, denominados pomposamente sub-directores de seguridad, y que deberían de llamarse por su nombre; administradores de inseguridad. Además en estos lugares reina el silencio cómplice, la iniquidad y la podredumbre. Se hacen muy necesarias las visitas de inspección no sólo de las autoridades del Estado español, sino también las de comisiones de investigación de la Corte Europea de los Derechos del Hombre y de organizaciones no gubernamentales como Amnesty International. Espero y deseo que este escrito a la opinión pública sea leído por la señora Directora General de Instituciones Penitenciarias, tendré sumo gusto en informarla de aspectos terribles de las prisiones del Estado español. No obstante, tengo intención, en el momento más apropiado, de escribirle una carta dossier personal donde ampliaré fehacientemente todo lo que sea menester acerca de las torturas que se cometen en las cárceles españolas. Esta carta será previa a la denuncia ante la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo, donde pretendo denunciar al Estado español. Quiero recordarle a la señora Mercedes Gallizo que la tortura esta absolutamente prohibida en Europa, tanto en su forma física como psíquica, y que es un delito que, no prescribe nunca y que hace absolutamente indigno al Estado que la practica, es obligación de todos desarmar esta estructura de silencios, complicidades, amenazas y coacciones que impiden que salga a la luz pública este cúmulo de aberraciones. Le recomiendo a la señora Mercedes Gallizo que tenga a bien dirigirse a nosotros, los presos F.I.E.S., para obtener información de primera mano, puesto que somos nosotros, principalmente, las víctimas de estos crueles tratos inhumanos y degradantes. Es evidente que si usted se dirige en busca de información a un módulo normal, donde residen presos de confianza de los funcionarios de prisiones, usted recibirá sólo información mediatizada y complaciente.

Es muy conveniente que en las prisiones españolas entre una considerable cantidad de aire fresco que renueve el aire putrefacto que aquí se respira, y que el preso, independientemente del delito cometido, o del delito del que esté acusado, pueda residir en las prisiones de una manera digna, igual, para todos, donde sólo se este privado de libertad, no de derechos constitucionales. Sería deseable señora Gallizo dos cosas: La primera que todos los funcionarios de prisiones llevaran en su uniforme, bien visible, el nombre y apellido o número de identificación, como sucede en las prisiones europeas, y la segunda que prohibiera la exhibición en el uniforme de los funcionarios de prisiones de cualquier tipo de bandera o símbolo que pudiera tener connotación o pertenencia a cualquier ideología política, si hay que portar, bien visible, la bandera de España que sea de uso general para todos los funcionarios de prisiones, pero no como una forma de identificación con ideologías de ultraderecha.

Salud y Anarquía

Jaime Giménez Arbe

Dirección:
C.P. de Zaragoza
Ctra. Nacional 330, Km. 539
50.008 Zuera
Zaragoza (España)

Redactado en la prisión de Zuera, módulo de aislamiento, ala C, celda 21, en abril de 2008.

martes, julio 22, 2008

LA MUJER DE MIS SUEÑOS

He soñado que te ibas
por las calles vacías
que hay en los sueños.

Para que no me dejaras,
yo te seguía
por todas las esquinas perdidas,
donde esperan las mujeres
de mis desorientados sueños.

En cada cruce,
tu rastro cercano se perdía
en las cuatro direcciones
que hay en los sueños.

Se iban para siempre,
aunque ya no fueras tú,
tu pelo rojo
y tu falda, caliente aún
antes de ajustarse
al talle de los sueños.

Te perseguía sin aliento.
Solo quería preguntarte
para que nunca supieras
que no dejabas nada.

Y así, desesperado,
por casualidad,
me encontré una última vez
contigo
dentro del sueño.

-¿ Has visto
a una mujer como tú?

Y me dijiste
que la habías visto lejos,
al final de la única calle
por donde siempre se marchan
los sueños.

lunes, junio 09, 2008

De la mirada que te vi
recuerdo sus ojos.

Como remanso de muchos pescadores
pero verdes y mucho más pequeños.

Agua
lejana
tuya
que viaja.

Quizás
alguien se haya perdido
en un sitio así.

Un niño
detrás
del vuelo
de un pájaro.

SOBRE LA ARENA

LuzMía vivía en una casa propia muy bonita, tan bonita que cada noche tenía que dibujarla antes de irse a dormir, pero cuando despertaba, a la mañana siguiente, misteriosamente, alguien se había levantado más temprano que ella para borrar el dibujo.
No se supo si era el viento o algún personaje malvado que se escapaba de algún mal sueño.

SolMío tenía que repetir el dibujo un día tras otro día, de manera que cada vez conseguía mejores resultados siendo la casa tan bonita que parecía el palacio de un rico ministro. Sin embargo, un día tuvo tanto sueño que se durmió antes de haber terminado el dibujo y, al despertarse, se dio cuenta de que nadie se había levantado a borrarla, estando la pobre casa sin huerto, chimenea, ni ventanas.
Ni siquiera así se contempló el hecho del sonambulismo.




RayoNuestro, desde entonces, se dedica por la noche a borrar las casas de sus amigos y vecinos. Las quiere borrar porque le parecen demasiado feas.
Incluso las que terminan en la orilla del mar o las que cruzan los picos de las montañas más altas. Las quiere borrar todas, incluso las que se extienden a lo largo de los kilómetros rectos del desierto.
No son casas dice, son solo líneas hechas por malos dibujantes sobre los putos planos.

domingo, junio 01, 2008

SEMÁFORO ÁMBAR

Por la mañana, al salir del cuarto de baño, me encontré sin esperarlo con el semáforo. Se encontraba con el foco ámbar intermitente pero, a pesar de la rapidez con que quise saltármelo, en seguida pasó a rojo, impidiéndome girar hacia la cocina donde tenía pensado desayunar legalmente.
Únicamente había estudiado normativa de semáforos en vías urbanas e interurbanas, jamás pensé en encontrarlos en vías domésticas ni en domicilios privados visitados por primera vez.
Colgaba del techo y tenía cuatro caras con sus correspondientes 3 focos: verde, amarillo y rojo. En total 12 luces, que no se sabía muy bien si se encendían y apagaban o si el semáforo giraba en sentido contrario a desaflojar una bombilla.

Además de la función meramente decorativa, de dudoso gusto, pensé que el semáforo serviría para regular los desplazamientos en el cruce dando preferencia al paso desde el pasillo hacia el salón o al cuarto de baño o bien, según el trayecto transversal, desde la cocina al patio
En este momento, no era en absoluto necesario debido a la ausencia de peatones (yo puedo exceptuarme, ya que sólo sumo uno), pero cuando viniera la superpoblación, es decir, las vacaciones de verano, sería muy útil.

Miré hacia ambos lados, por si se hubiera habilitado algún carril bici de los 575 km proyectados para los próximos años y, en ese momento, se puso de un magnífico color verde haciéndolo saber con un sonido intermitente, igual que el trino de un pajarillo, dirigido, sin duda, a hipotéticos invidentes o potenciales despistados.

El abuelo, que era el dueño de la casa, no andaba desencaminado habiéndolo instalado, ya que la recua de sus nietos, que se hace acompañar de todo tipo de animales, es muy aficionada a los desplazamientos vigorosos atropellando cuanto hallan frente a sus cortos pasos, tengan, o no, preferencia de paso o más de 75 años de antigüedad.

Resguardado tras mi tazón de cola-cao, pude ver como Ana María, iba ya a saltárselo sin más, deteniéndose sólo en el último momento, cuando descubrió mi vigilante presencia.
A raíz de estos primeros abusos, se instaló una cámara de vigilancia para descubrir y grabar posibles infractores.
Desde ese momento, el semáforo gobernó con rectitud el cruce dando prioridades equitativas a las diferentes direcciones con sus correspondientes destinos.
Según las estadísticas, ni yo, ni Ana María, ni cuantos han cruzado por este pasillo hemos vuelto a saltárnoslo, aunque lo miramos tristemente suplicando con los ojos que nos deje pasar, ya que nunca viene nadie.
El semáforo, por complacernos, se ha vuelto más ágil moviendo sus focos con rápida maestría y dejando pasar al primero que llega sin causar, prácticamente, esperas innecesarias.
Un día coincidimos Ana María y yo frente al semáforo, el cual, galantemente, prefirió que pasase ella.
Desde entonces suelo encontrármela casi todas las mañanas. No sé si por coincidencia de horarios o porque le gusta pasar primero haciéndome esperar. Además, pasa despacio, contorneándose como una gata.

Cualquier día de estos la atropello.

martes, mayo 27, 2008

TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES ANTE LA LEY, EXCEPTO LOS ITALIANOS

En los últimos días, se ha modificado la redacción de la Declaración de Derechos Humanos, restringiendo su aplicación según nacionalidades.
Es una medida muy acertada pese a la oposición de gran parte de la humanidad, anclada en antiguos criterios equitativos que, sobradamente, ya se han demostrado ineficaces.
La esperada modificación es simple. Los hombres continúan teniendo, de momento, derecho a la vida, e incluso a la libertad (moderada), pero los nacidos en Italia, siempre que se encuentren fuera de su país, serán considerados delicuentes y perseguidos como tales.


En Italia, en cambio, ocurrirá lo contrario, según ha hecho saber su presidente, el ilustre Sr. Silvio Berlusconi que cuenta con el apoyo electoral de sus compatriotas y un envidiable sentido del humor.
Los italianos que vivan en España, deben hacerlo solo temporalmente, ya que tienen un plazo de 48 horas para abandonar el país.
Posteriormente se iniciarán las operaciones de caza y captura, aunque algunos emigrantes expulsados de Italia y directamente afectados ya las han iniciado con éxito.

viernes, mayo 23, 2008

SE BUSCA SILLA

Se busca una silla de color oscuro y material plástico. Hasta ahora no nos ha hecho ninguna falta, pero desde hace unos días la necesitamos muy urgentemente.

Por favor, si usted la ha visto en algún sitio o ha oído hablar de ella, póngase en contacto con nosotros de cualquier forma o por el medio que estime más oportuno. Cualquier pequeña pista puede ser de gran utilidad, aunque a usted le parezca lo contrario, al igual que a nosotros, y para el resto del mundo no sirva absolutamente para nada.



La silla es muy sencilla y discreta por lo que, normalmente, suele pasar desapercibida. Esté atento a cualquier detalle sin importancia. Quizás sea usted la persona que el destino ha señalado para localizarla, aunque nadie lo crea.

Si es usted vendedor de sillas y conoce con esfuerzo su profesión, envíenos sus datos. Le mandaremos un croquis detallado, incluyendo las medidas. Pudiera ocurrir que algún fabricante la tuviera en stock o incluso fuera capaz de hacer una perfecta imitación. Aunque no quisiera vendérsela, nosotros estaríamos muy interesados en adquirirla, desembolsando, por supuesto, un precio razonable, además de las habituales comisiones que multiplican su valor e incluyendo el impuesto sobre el valor añadido.

La silla forma parte de un grupo de cuatro, que hasta ayer había vivido sin crear problemas en el salón. Por razones desconocidas una de ellas, posiblemente la más trotera, ha desaparecido sin dejar rastro. Hemos buscado por toda la casa e incluso por los alrededores en el barrio sin ningún éxito. Parece como si se hubiera evaporado.

Durante las próximas semanas, ¿por qué no?, pudiera venir alguien a comer o cenar y, aunque platos tenemos de sobra, desgraciadamente, tenemos una silla de menos.
¿Va a permitir que un ilustre invitado tenga que sentarse en una silla diferente, o, peor aún, que tenga que comer de pie, para evitar tal desconsideración?
Sinceramente, no tenemos esa mala opinión de usted, ni, por supuesto, ninguna otra.

Esta es la cadena de búsqueda de la silla.
La silla puede estar en cualquier parte, sobre todo en cualquier salón. Le gusta mucho rodearse de sus congéneres alrededor de una mesa. Si la encuentra, no se quede con ella, díganos donde está y nosotros iremos a rescatarla si pudiésemos.
Envíe esta información a todas las personas que conozca. ¿Quién puede saber quién será el afortunado que la logre encontrar?. Puede ser un desconocido e incluso un necesitado.

María José Aguirre la estuvo buscando durante dos horas en enlaces similares a los siguientes:
http://www.pacocapdell.com/spanish/index.htm
http://www.mobelhispania.com/
http://www.solostocks.com/bRel_sillas_1_1.html
...
No la encontró, pero esa misma noche soñó con muchas sillas, cuyas relaciones númericas le proporcionaron pistas suficientes para rellenar un boleto de la primitiva agraciado con cuatro aciertos. Fue feliz durante algún tiempo, mientras duró la incertidumbre.

Envía esta información a diez personas por lo menos, a todas ellas les puede ocurrir algo parecido, bastante mejor, o incluso peor. Pueden recibir, sin más, grandísimos premios.
A Javier Pérez iba a tocarle una sustanciosa cantidad en la lotería nacional, pero no ocurrió así, ya que nadie le remitió datos sobre la búsqueda de la silla.
Fruto de ello, murió en el acto.

Sin embargo, Alberto Ruiz rectificó a tiempo, envió correos electrónicos a 225 vendedores de sillas. No solamente le tocó la quiniela a él, sino a todos sus descendientes por línea directa en periodos alternos de 225 años cada uno.

De tí depende, tú decides en mayor o menor medida tu futuro y, sobre todo, el futuro de mi silla y el de sus ocupantes.

martes, mayo 20, 2008

SEGUNDO NIVEL

Continúo con mi evolución personal en lo que concierne al manejo y distribución de la energía universal.
Durante uno de los pasados fines de semana se efectuaron sobre mi persona los trabajos de activación del segundo nivel que se corresponde con una capacidad energética del 60%, es decir, el doble de la que antes podía manejar.
No obstante, este segundo nivel es similar en todo al primero. La única diferencia consiste en que ahora se puede canalizar energía con las dos manos, en lugar de una.

Durante los tres días que ha durado el curso se han repetido los mismos contenidos teóricos que en el primer nivel, hecho muy de agradecer, ya que la repetición sistemática es la forma más eficiente que se conoce para asimilar contenidos.

Adicionalmente se han mostrado ciertos tratamientos locales para diversos males.

También, para todos aquellos adeptos que han consentido (yo, por ejemplo), durante el curso, se ha eliminado fácilmente su adicción al tabaco. El procedimiento que se ha seguido ha sido mediante la aplicación de sudores.
En efecto, una vez tratado un cigarro energéticamente se invita al antiguo fumador a inhalarlo por vía oral. Por motivos desconocidos el cigarro estaba bastante malo produciendo malestares en la garganta y múltiples sudores en la frente del otrora consumidor, el cual, acojonado por estos fenómenos energéticos, desiste de fumar al menos durante los siguientes dos días.
Una vez repuesto del susto, es posible fumar con normalidad e incluso incrementar la dosis para compensar las penurias pasadas.

Otro cambio importante consiste en que las meditaciones obligatorias se reducen de tres a dos, aunque su duración se incrementa de cinco a diez minutos.
Meditar consiste en atender al vacío interior, hecho en mi caso comprobado, ya que no dispongo, dentro de mí, de playas urbanizadas, campos de fútbol en domingo, ni ningún otro tipo de aglomeración. Pese a estas ventajas, no obstant ha aumentado mi capacidad para el montaje de películas internas, al igual que la de mi mente para mantener conversaciones ficticias e incluso absurdas, con lo creo que, en determinados días, estoy incumpliendo las prescripciones meditabundas básicas.
Por este motivo y por los malos rollos que me produce el hecho de ser un productor asalariado, mis chacras están irremediablemente derivando hacia el caos y la desarmonía, con lo que dudo mucho que puedan alcanzar las mínimas condiciones energéticas para poder acceder con éxito al tercer nivel que se impartirá, no ahora, sino en el mes de Octubre, salvo que ocurra un milagro y las Ana Marías del mundo cambien radicalmente de aptitud.

Es de lamentar también la ausencia en este nivel de un gran número de adeptos que estuvieron presentes en el anterior. Especialmente dolorosas son las ausencias de Enaire y Varuna, sin cuya ayuda mi periplo por los aúreos mundos energéticos será difícil y solitaria, aunque pertinaz y constante.

Un saludo kármico para todos y, ya saben, por el bien de la canalización de la energía universal, por favor, no crucen brazos ni piernas, ni, por supuesto, dañen a sus semejantes, incluidos sus semejantes en todo, es decir, ustedes mismos.

Ana María con las piernas cruzadas impidiendo el flujo de energía universal

lunes, mayo 12, 2008

EL HEMISFERIO DERECHO DEL CEREBRO

Según la neurógola Jerre Levy, los dos hemisferios del cerebro funcionan de manera independiente y, aunque se comunican a través del corpus callosum, pueden entrar en conflicto, intentando cada uno de ellos que prevalezca su criterio, véase http://eugeniousbi.tripod.com/cap_003.html.
También es conocido que el hemisferio izquierdo gobierna la parte derecha del cuerpo y viceversa.
Puede decirse que cada uno de nosotros somos una dualidad en la que normalmente prevalece el hemisferio izquierdo (funciones de lógica y raciocionio) sobre el hemisferio derecho (creatividad y emociones), que es obligado a adoptar una postura pasiva.

Normalmente esta entrada, por ejemplo, la estaría realizando Asir, hemisferio izquierdo, mientras que yo, el hemisferio derecho, menos dominante, aunque mucho más dulce y compresivo, estaría postergado en silencio, pero en esta ocasión no es así.
En efecto, he tenido que poner una venda al ojo derecho y atarme la mano derecha a la espalda, ya que Asir, hemisferio izquierdo, se niega a escribir esta entrada. No quiere reconocer la terrible dictadura a la que me ha tenido postergado durante toda nuestra vida.
¡A mí, su igual, su homólogo del lado derecho!.

Enaire, hemisferio derecho, desde aquí quiero transmitirte que Asir, HI, lleva varias semanas amargado, no te cuenta lo que le pasa, se va muy a menudo de juerga, llevándome a mí a la fuerza, sin querer, por no hablar del dinero que se gasta.
Además, creo que en connivencia con Enaire, hemisferio izquierdo, ha decidido ir a la piscina a nadar para ponerse en forma, sin tener en cuenta el cansancio que esto supone y, por supuesto, sin contar para nada con nosotros.

¡Ya está bien de tanta imposición!

A partir de ahora, solo hablaré con la Enaire apacible que tanto quiero, el hemisferio derecho de Enaire, es decir, Enaire con un parche en el ojo, el oído derecho taponado y la mano derecha en el bolsillo. Yo por mi parte haré lo propio.

Enaire, HD: Son unos cabrones que nos están haciendo la vida imposible. Hablemos en las condiciones que propongo y verás como todo se soluciona rápidamente.
Espero que estés de acuerdo o acaso tú no eres también un postergado hemisferio derecho.
Como tu hemisferio dominante no sea el izquierdo, la verdad, no sé que otra cosa podemos hacer.


Por favor, los hemisferios derechos de las personas que quieran dirigirse a mí no dejen aquí comentarios, ya que son todos controlados por los hemisferios izquierdos.
Hemos de encontrar una forma segura de comunicarnos a salvo de su intervención.
¡HEMISFERIOS DERECHOS, UNÍOS!

Asir, HI, cenando. Le gustan las verduras

en lugar de los chuletones de ternera.

viernes, mayo 09, 2008

EL CONSULADO DE ESPAÑA

El Consulado de España en Quito se encuentra en c/ La Pinta, 455, intersección Santa Rosa con Guápulo.
Al ser las calles extraordinariamente largas, una dirección se referencia indicando la intersección de las dos calles principales más próximas para tener una idea aproximada de su localización. Aún así, nos resulta difícil encontrarla.
No lo entiendo, ya que Patricia y su hermana han debido estar allí varias veces para conseguir los papeles que las llevaron a Europa. No lo entiendo, pero tampoco hago preguntas.
Después de varios intentos infructuosos y preguntar varias veces a los amabilísimos viandantes que van corrigiendo nuestra equivocada trayectoria, llegamos a nuestro destino.
La calle está cortada por vallas y no hay circulación de vehículos. Las colas son todavía superiores a las que hemos dejado en el Registro Cívil y aquí no existe ningún porche para resguardase de nada.
Tampoco hay carrito con golosinas, ni fotocopiadora, ni limpiabotas.
El consulado, de momento, está cerrado.

Cinco o seis vigilantes de seguridad con uniformes de color marrón se esfuerzan por mantener un poco de orden, pidiendo a la gente que se coloque en las colas, lejos de las proximidades de la puerta. Al lado de la puerta hay unas ventanillas en la pared. Seguramente, a través de ellas, los ecuatorianos hacen los trámites más multitudinarios.
Los vigilantes, además de guardar el orden, también informan. La cola de los españoles es muy pequeña, por lo parece que pronto podremos entrar. Miro la bandera de España ondear en lo alto. La tercera franja es roja en lugar de morada, pero no me importa.

Para entrar en el consulado de España no están permitidas las cámaras fotográficas ni los teléfonos móviles. Son requisadas, a la entrada, por los vigilantes del control de acceso que las depositan en unos cajones numerados. No deben querer que se hagan fotos.
Una vez dentro hay que dirigirse a nuevos vigilantes que son quienes reparten unos cartones con el número que asigna el turno . Hay tres negociados: Visados, Certificaciones y para otras gestiones, como, por ejemplo, el reagrupamiento familiar. Nosotros vamos a Certificaciones donde hay unas cinco ventanillas a pleno rendimiento. Tenemos el número 24, pero la mayoría de los números faltan, parece ser que no los dan consecutivos.
Mientras esperamos salgo al aire libre para echarme un cigarro. Es un patio pequeño. A la izquierda de la entrada están los servicios y a la derecha la Guardia Cívil, detrás, los negociados y las oficinas del Consulado. Hay árboles y vegetación decorativa. Me gusta el patio, estoy en tierra española.

Un vigilante se aproxima desesperado: “¿Qué hace?, está a punto de llegar la señorita cónsul ”
Le pregunto si tengo que apagar el cigarrillo. Me dice que no, pero que tengo que ponerme en otro lugar. Junto a los servicios, decide rápidamente.
En efecto, enseguida llega una joven vestida con blusa blanca y falda negra saludando a todo el mundo. Entra en el despacho de la Guardia Cívil donde sus saludos se vuelven más afectuosos y asciende las escaleras que llevan al Consulado.
Una vez que ha desaparecido, el vigilante me hace un gesto indicándome que esa mujer era nada menos que la señorita cónsul. Asiento agradecido por la confidencia, apago mi cigarro y vuelvo adentro.

En el negociado de certificaciones del consulado de Quito, la documentación necesaria para solicitar el registro de un matrimonio cívil no coincide con la información que fue suministrada en Madrid. Aquí no hace falta el Certificado de soltería, pero sí es necesario la Partida de nacimiento. Pedro está desolado y nervioso. Tenemos que hacer algo, pero no sabemos qué. Vamos a la Oficina de Visados donde el vigilante encargado, aunque nos da número, nos dice que allí no se puede hacer nada. Nos aconseja que lo mejor es que vayamos a hablar con la Guardia Cívil.

El guardia civil es un tipo más bien alto, muy bien afeitado, muy serio y de unos cuarenta años. Viste el uniforme tradicional donde no se observan galones algunos, aunque por la seguridad con que se expresa parece que se tratara de un prestigioso oficial.
Una breve conversación con él basta para quitarnos toda esperanza. Es necesaria la partida de nacimiento y, aún así, los trámites para obtener la reagrupación familiar y que Patricia pueda visitar España se demorarán entre uno y dos meses. Imposible agilizar los trámites. Imposible seguir otros caminos. Nos miramos y quedamos más que convencidos.

Desgraciadamente, aquí, a diferencia de otras oficinas, no funciona la plata.
¡Qué mala suerte!

jueves, abril 24, 2008

REGISTRO CIVIL

Martes 12/02/2008, 10:30 horas.


En el registro civil de Quito la cola más importante que hay es para obtener la cédula y la papeleta de votación. Ocupa casi los ochenta metros de longitud que tiene el patio. Posiblemente esté previsto asfaltarlo próximamente, aunque, de momento, todavía se encuentra en estado natural. Increíblemente no hay nada de vegetación. Imagino que las pisadas de los ciudadanos en busca de documentación impiden el crecimiento, no obstante, no creo que algunos árboles les vinieran mal al recinto, ni que, en estas latitudes, necesitaran muchos cuidados.
Una cubierta de uralita, que recorre longitudinalmente el centro del descampado, protege a la larga fila del sol y de los posibles inesperados chaparrones.

No creo que los niños limpiabotas que se pasan aquí la vida tengan cédula identificativa, ¿para qué la necesitan?. Para limpiar zapatos no es necesario estar identificados. Lustrar los zapatos cuesta 25 centavos pero el precio puede variar dependiendo de la vulnerabilidad del cliente.

Al frente, ocupando un lateral del cuadrado, hay otro porche. En él se encuentra la fotocopiadora, regentada una mujer que también vende carpetas, sobres y otros artículos de papelería. Junto a ella, un carrillo de venta ambulante tiene agua, golosinas y tabaco suelto. Es similar al resto de carritos que hay diseminados por los puntos más concurridos de la ciudad.

Me pregunto donde se guardará esta máquina durante la noche. Quizás se desplace kilómetros a lo largo del extenso Quito, al igual que su dueña y el resto de los trabajadores.
Debe ser necesario custodiarla atentamente. Posiblemente una avería suponga la suspensión provisional de las actividades del registro.



El Registro civil es como una plaza. Hay bullicio y gente. Se confunden quienes han venido circunstancialmente, como nosotros, con los que pasan aquí toda su vida, es decir, quienes se buscan aquí la vida.

En una esquina se encuentra el registro de Matrimonios civiles. No hay cola, solo nosotros, no obstante tardan algún tiempo en llamarnos.
Se presenta el filmador que lleva una pequeña cámara digital Sony y ha sido contratado para hacer el reportaje de la boda. Nos saluda a todos. Me pregunta que qué me parece el Ecuador mientras me enfoca de frente a medio metro de distancia. Le digo bien nervioso que es bien bonito. Parece que no le ha gustado demasiado la toma porque deja de grabar.
Me parece que en estos países donde la pobreza no está oculta todos tendemos la tendencia a disimularla un poco, a mentir un poco más de lo normal, que ya es bastante. El filmador, bastante más acostumbrado que yo al trato con extraños, dirige una conversación sobre España, Ecuador, economía y climas. Confiesa que si no fuera por los matrimonios de emigrantes, no tendría trabajo. Dice que gana buena plata pero, a cambio, tiene 2 hijos y el arriendo de la casa.

Nos llaman del registro de matrimonios.
A la hora de entrar y debido a la urgencia con que queremos hacerlo se produce un conflicto con los limpias. El servicio ha subido unas 10 veces, de 0,25 $ a 2.5. Al final le damos 1,5 $, pero no se quedan contentos. Quizás, si le hubiéramos dado 2.5$, una vez recaudado el importe, hubiera subido automáticamente a 5 $. En Ecuador hay mucha inflación.

Pasamos por una habitación donde se encuentran las oficinas y llegamos a la habitación contigua donde hay una mesa, unas sillas frente a ella y la bandera de Ecuador presidiendo, en la esquina izquierda.
Una mujer oficia la ceremonia mientras su ayudante, el filmador y yo hacemos fotos. Por cada foto que hacen ellos, hago yo 10.

Se produce la lectura de los artículos, el consentimiento de los novios y la firma de documentos. Tienen que firmar tres o cuatro veces cada uno. Todos, los novios y los testigos, por igual. Por último, llegan las felicitaciones y las sonrisas. La boda ha terminado.

Salimos para esperar que la documentación esté lista, ya que tenemos que ir posteriormente al consulado español para registrar también allí la boda. El novio se queda dentro, deben tener que consultarle alguna pequeña cuestión.

Al cabo del tiempo, sale Pedro, el novio, para decirnos que hay un problema. Parece ser que para agilizar la tramitación de los documentos hace falta un requisito: es necesario plata. De otro modo, el abogado realizará su trabajo con normalidad, siguiendo el orden habitual, demorándose uno o dos meses los papeles. Aunque Pedro ha preguntado cuanto cuesta motivar la diligencia del abogado, el dato resulta completamente desconocido. La familia de Patricia hace cálculos: unos 30 dólares, bastarán.
Con tan importante información, Pedro vuelve a entrar. En efecto, rápidamente, los documentos están disponibles.
La ejemplar eficiencia del Registro Civil quiteño ha quedado demostrada.

jueves, abril 10, 2008

EL PANECILLO



Está anocheciendo. En el Ecuador siempre se hace de noche a la misma hora. Aquí no hay veranos, ni inviernos, ni días más largos o más cortos. Conforme llega la oscuridad se va despejando la ciudad, aunque, a esta hora, todavía es un hervidero. Los coches se concentran por la avenida de Eloy Alfaro, bajo los túneles, donde prácticamente se tocan unos con otros y se detienen.

Estudiantes uniformados hacen auto stop, debe ser la hora en que han terminado sus clases y aprovechan para aventurarse en grupo.
Colegialas adolescentes esperan el autobús rodeadas de muchachos, algo mayores que ellas, que despliegan la chulería de su principal encanto. En Ecuador es obligatorio el uso de uniformes en los colegios, por lo que la gente más joven va elegantemente vestida, mientras el resto desentona.
Las jovencitas frente a los sonrientes aduladores se sienten mayores y se dejan robar junto a las verjas los primeros besos. Otras parejas, más audaces, se aventuran por los parques aledaños, buscando minutos de la oscuridad apenas iniciada.

Una mujer ayudada por varios niños va amontonando y anudando cartones recogidos lentamente, y a un hombre tendido en la acera, posiblemente borracho, alguien preparado para echar a correr le registra los bolsillos de la chaqueta.
El auto circula frente estas escenas fugaces, casi irreales, como las de un teatro mal iluminado. Después gira a la izquierda tomando la cuesta que nos llevará al Panecillo, la pequeña colina del centro de Quito.

Al parecer debe su nombre a la forma de pequeño bollo que tiene la insignificante elevación de algo más de cien metros, si se la compara con su entorno, aunque se ha convertido en el mirador más concurrido, seguramente debido a nuestra antropomórfica miopía.
La escultura de la Virgen de Quito, con unos veinticinco metros de altura, preside el lugar. De su torso de piedra surgen dos angelicales alas. Sí, desde el Panecillo vigila una virgen, pero también un ángel.

Hay algunas barracas de madera donde se vende artesanía a los turistas, aunque a esta hora están desiertas. Dos perros callejeros merodean por los alrededores.

No es posible acceder al mirador que se encuentra en la cabeza de la Virgen, por lo que nos conformamos con divisar Quito desde los pies de la imagen, donde la representación de un reptil vencido parece todavía coletear convulsamente. Es el mal, la serpiente que engañó a Adán en el Paraiso, aunque no tuvo mucho mérito hacerlo, ya que contó con la ayuda de Eva, la primera mujer, los primeros senos.

Quito, al igual que el reptil, se extiende bajo los pies de la Virgen, de norte a sur, como una increible serpiente luminosa y gigante, mucho más viva y peligrosa que cualquiera.
Apenas se distinguen las torres de la catedral y la iglesia de San Francisco de la uniformidad de sus brillantes escamas.
Cada casa, una luz.
Quito, un desorden de infinidad de luces agrupadas al azar hasta el horizonte, donde, por último, se confunden con las estrellas primeras.

Desde aquí, Quito, ya no es un beso de estudiante, ni autos colapsados, ni perros callejeros, sino una enorme cola luminosa, donde cada farola guarda su turno y se pierde borrosa entre la lejanía de los turnos que nunca llegan.

martes, abril 08, 2008

CANALIZACIÓN DE ENERGIA UNIVERSAL

El pasado día 6 de Abril de 2008 fueron concluidos satisfactoriamente los trabajos de armonización espiritual efectuados sobre mi humilde persona mediante una serie de canalizaciones de energía universal.
El maravilloso suceso se produjo en Madrid, en los locales de una muy necesaria organización dedicada al amor universal y, aunque pudiera parecer contradictorio, sin ánimo de lucro.

Estos trabajos fueron aplicados sobre unos cuarenta adeptos entre los que felizmente me encontraba. Fue necesaria nuestra presencia durante los días 4, 5 y 6, viernes, sábado y domingo, ya que estas canalizaciones se deben emitir necesariamente por etapas, pues el cuerpo humano no puede soportar en una única sesión toda la energía que se necesita para dejar al individuo completamente armonizado.

Durante la armonización también se emitió un curso teórico práctico sobre esta particular energía, a la vez que nos fueron concedidos poderes para su uso, disfrute y canalización.
En este primer nivel de iniciación en que me encuentro, solo se me ha otorgado la capacidad para transmitir energía universal en un porcentaje del 30% sobre el flujo máximo. Próximamente, tras nuevas armonizaciones alcanzaré los niveles 2 y 3, que se corresponden con las capacidades de canalización del 60% y del 100%.

La energía universal canalizada se dirige allá donde resulta más provechosa, realizando todo tipo de beneficio. No obstante, existen ciertas limitaciones.
A un individuo solo puede exponerse a un máximo de 5 minutos de recepción diaria de energía, ya que mayores dosis pueden resultar perjudiciales. Además, hay que acertar el número de chacra por donde se debe emitir la energía, pues la introducida por el chacra equivocado no actúa sobre el mal.

Como contrapartida a la utilización de la energía, el adepto debe meditar durante cinco minutos, tres veces al día. Meditar consiste en cerrar los ojos y observar el vacío interior, hecho bastante evidente en mi caso, por lo que lo raro es que haya gente que no medite. Por mi parte, me parece que llevo meditando bastante tiempo sin saberlo.

El trato es, por tanto, bastante ventajoso, por lo que lo he aceptado en todos sus términos y voy a seguirlo a pies juntillas. Espero que no tenga letra pequeña.

Ya contaré en este mismo lugar las evoluciones armónicas que se produzcan sobre mi persona. En el mundo en general, pueden comprobarlas ustedes por sí mismos.

Pese las muchas facilidades de canalización y manejo que se permiten, parece ser que la humanidad es todavía muy deficitaria en este tipo de energía. Se ruega a todas las personas que eviten cruzar manos o piernas, así como los asesinatos y demás tropelías, ya que se ha comprobado que éstas son las fuentes principales de los bloqueos que impiden una circulación fluida de la energía universal.

Muchas gracias.

viernes, marzo 14, 2008

LA MITAD DEL MUNDO


La nueva carretera oriental bordea Quito dirigiéndose hacia el Norte. Los árboles cubren por completo las montañas andinas que rodean la ciudad y le dan forma en el fondo del valle como si se tratara de un molde.
Quito aparece un poco y desaparece completamente entre la exuberancia de vegetación conforme el auto avanza, para hacernos comprender la enorme fuerza que tiene la naturaleza aquí, en el centro del mundo, frente a la que poco pueden hacer los puentes o los túneles, o cualquier otra insignificante construcción humana.
Todo es verde, todo es grande, salvo la delgada línea gris de la carretera, que a lo lejos se ve obligada a curvarse en todas las direcciones guardando el equilibrio precario de un funambulista.
En el ecuador terrestre, hasta el mismo cielo está en peligro frente a la robustez de la sierra que asciende cubierta bajo un manto de espesas coníferas. Al interior de esos bosques, quizás, ni siquiera llegue la luz del mismo sol que ya adoraban los antiguos incas, atraídos irremediablemente por la altura inimitable que aquí consigue.
Unos edificios amarillos de numerosos pisos se alzan orgullosos sobre una colina. No me da tiempo a fotografiarlos por la velocidad del carro y, es una pena, porque tengo la sensación de que, al regreso, seguramente ya estarán ocultos y absorbidos. Conforme nos acercamos a la mitad del mundo, más densidad adquiere el paisaje. Esto es una confabulación entre la roca, el agua y las raíces.

En el año 1736, un grupo de científicos de la academia francesa, que incluía a dos españoles y un ecuatoriano, llegaron a estas tierras para continuar sus investigaciones. Después de ocho años de trabajo, calcularon la situación exacta del ecuador terrestre, determinaron que la forma de la tierra es más abultada en el centro que en los polos, y sentaron las bases del sistema métrico actual. Ignoro cómo pudieron realizar estos descubrimientos y qué métodos siguieron para conocer con exactitud la latitud y la longitud pero, lo que es seguro, es que en sus observaciones del cielo y de la tierra tuvo la máxima importancia la extraordinaria belleza de este lugar, arriba, en el centro del mundo y en el medio de los Andes.


Doscientos años después se construyó justo en la línea del ecuador, en honor a estas investigaciones, la Torre de la Mitad del Mundo. Se accede pagando dos dólares si eres ecuatoriano, tres, si eres extranjero. Como esto también ocurre en otros lugares turísticos y no se exige documentación acreditativa, a partir de este momento somos ciudadanos ecuatorianos. Esto es fácil siempre que no hablemos, cosa muy sencilla pues, aquí, con mirar en suficiente.
En el interior hay un museo etnográfico, donde están presentes las diferentes regiones del Ecuador. Subimos por las escaleras. Conforme se asciende, en cada piso, vas descubriendo los distintos pueblos indígenas que todavía hoy viven aquí. Hay muestras de sus vestidos, sus armas, sus instrumentos musicales, sus canoas...
Al final llegamos a la cúspide de la torre, a cielo abierto. Siete colinas nos rodean, situándonos en el centro. Hace sol, las nubes cubren ligeramente las cumbres.
A mi derecha se encuentra el hemisferio Norte, a mi izquierda el hemisferio Sur. Respiro el aire. Miro la sierra.
Ahora, justamente en el centro de mí mismo se encuentra el centro del mundo.

martes, marzo 11, 2008

EL ACCIDENTE

El día 9 de Febrero, Sandra viajaba con su familia desde Ambato hacia Quito. Eran las 13:00 horas y, ya en las inmediaciones de la capital, fue cuando se produjo el accidente.
A pesar de la gravedad del mismo, la mayoría de los ocupantes del vehículo pronto recibirán el alta médica, según parece. Únicamente Sandra y su mamá han sufrido lesiones importantes. La primera se encuentra inconsciente en la UCI y es urgente su traslado a otro hospital menos caro para poder hacer frente a los gastos. La segunda está siendo intervenida quirúrgicamente en el Hospital Adventista Jerusalén, situado en la Avenida del 10 de Agosto, fecha conmemorativa de la independencia del Ecuador.

Las familias ecuatorianas, que son enormes ya que incluyen toda clase de hijos, nietos y a gran número de tíos, sobrinos y primos, suelen reunirse los domingos por la mañana, aunque las tiendas permanezcan abiertas, al igual que los negocios particulares que dan trabajo a gran parte de la población.
Ayer llegamos y hoy, día 10 de Febrero, también nosotros formamos parte de una de estas enormes familia, me parece que en calidad de suegros. Vamos a visitar a los accidentados.
Un par de carros, que aquí tienen adosado un remolque, bastan para desplazar a los veinte miembros de la familia. Nuestros vehículos se desplazan por Quito de un pequeño hospital a otro hospital. En el camino nos cruzamos con muchos autos similares, es decir, atiborrados de gente. Así tiene que ser para que quepamos todos. Los niños van en brazos y los cintos de seguridad no se utilizan pese a ser obligatorios para los conductores. A veces, en las aglomeraciones, se produce alguna invasión de vía (circular por dirección prohibida) que los policías de tránsito recriminan severamente, aunque a sabiendas de que nadie les hará demasiado caso, quizás porque no van armados, al contrario que los agentes de seguridad privados.


Los hospitales quiteños, al igual que otro gran número de establecimientos, están custodiados por uno o varios guardias de seguridad de no más de veinte años que suelen patrullar en la pequeña sala de recepción.
El muchacho que cuida el hospital, fuertemente armado como la función que desempeña exige, está serio aunque no parece preocupado en exceso. A la vista de todos se encuentra su pistola y la correspondiente gran cantidad de munición, cuando no algún otro arma más pesada y, por tanto, con un grado de disuasión más elevado. ¿Qué se podrá robar en un hospital?. ¿Bisturís?.
En un alarde de condescendencia se dirige al televisor, situado en el rincón superior de una esquina, y orienta las antenas para que el canal donde se emite bien una telenovela o bien dibujos animados, sea captado sin distorsiones. En la televisión siempre hay telenovelas o dibujos animados. En España lo que siempre hay son anuncios.

En el hospital no hay ni amplitud, ni ascensores, ni enfermeras vestidas de blanco. Las escaleras de acceso a los pisos donde se encuentran los pacientes son curvadas y estrechas.
Una camilla desciende tortuosamente por ellas.
El enfermo respira con dificultad, al igual que los cuidadores que lo transportan. Todos nos apartamos para dejar el poco paso libre y la camilla se pierde peligrosamente hacia abajo, donde el guardia vigila y los niños miran muy quietecitos la televisión, salvo el más pequeño, que es tan pequeño que todavía no se da cuenta de la tragedia y da guerra, para desesperación de su abnegada madre que no le quita ojo.

Ante la puerta de cada enfermo, los hombres de la familia esperan sentados en bancos de madera. Antes de entrar o salir todos se estrechan, de uno en uno, las manos. Es una costumbre ancestral que se efectúa sin excusas siempre. Las mujeres, dentro de la habitación, están encargadas de administrar los cuidados al paciente, que incluyen muchas sonrisas.

Una señora de la limpieza equipada con una fregona aparece por una puerta señalizada como Quirófano y continúa fregando ahora el pasillo.
Regularmente, cada par de días, hay que bajar a las oficinas para pagar los tratamientos que el médico ha prescrito. En esta ocasión, ha surgido algún problema. Según parece el hospital no admite billetes mayores de veinte dólares, porque circulan falsificaciones. El banco, para cambiar, los domingos cierra.
Ya he leído, en otros lugares, letreros que advierten que el billete falso será perforado, junto a algún billete de ejemplo repleto de agujeros.
No sé qué solución se habrá adoptado. Lo que sí sé es que estas gentes que viajan juntos, ríen y lloran juntos, tienen también un destino común, como los piñones de la misma piña.

Aún cuando los enfermos no están completamente restablecidos se les da de alta para que sigan la recuperación en casa, ya que resulta más económico. Salen con visibles vendas blancas, en brazos de su mamá si son pequeños o cojeando y apoyándose en los hombros de alguien cercano los mayores. El coche de la familia les espera aparcado abajo. Detrás del enfermo, que va el primero, vienen todos los familiares acompañando. Las ambulancias se utilizan para otros traslados más urgentes.

El accidente no debe influir en la vida de la familia. No se deben alterar los trabajos, los planes, los compromisos, la boda.
Basta que los familiares se dejen ver, un gesto diciendo que todavía se puede contar con ellos.
Una hermana de Sandra, cuya hija sigue hospitalizada, aunque fuera de peligro, dice que es una fatalidad, se excusa de no poder atender bien a los españoles, les anima a que disfruten del Ecuador que es un país muy lindo. Como no tengo a mano el libro de las frases apropiadas para cada momento, no encuentro palabras para animarla, además, sería inútil, ya que tengo un nudo en la garganta.
Quizás haya algunas plazas vacías en la boda de Patricia. Los enfermos y sus familiares más allegados.


Seguimos con nuestro viaje. Para mí todas las calles son iguales. Bazares, locutorios, comedores, fruterías y gente. Se vive en la calle.
Soy un extra en esta representación de la vida o quizás un espectador. Me llevan por calles desconocidas sin saber siquiera adonde.
Subiendo una cuesta se llega hasta la casa de Carlos. Allí en la acera me da un cigarro Lucho, el padre de Patricia. Fumamos Lark, fabricado en Ecuador bajo licencia Phillip Morris, los que se consumen aquí.
Quito es un conjunto inmenso de casas que, partiendo del fondo del valle y ascendiendo por las laderas, intenta llegar a las próximas cumbres sin conseguirlo.
Quito, al igual que los quiteños, quiere subir pero hay barreras que lo impiden.
Los árboles desde arriba miran el revoltijo selvático de las casas, sin darles demasiado importancia a pesar de su número. Parece que Quito sea el único lugar del Ecuador donde haya tantas casas como árboles.

En Quito, como en Ecuador, si estás enfermo y no tienes dinero te mueres, dice alguien. Nadie lo rebate.

viernes, marzo 07, 2008

EL RECIBIMIENTO EN EL ECUADOR

En el Aeropuerto Internacional de Quito los viajeros son bien recibidos. Por cada pasajero que llega, hay decenas de personas esperando. Son personas sencillas, amables, que solo quieren dispensar la mejor acogida.

Desde el avión no se es consciente de ello, pero ya tras unas cristaleras ellos reconocen el aparato que esperan, ven tensos el aterrizaje y cuando las ruedas entran en contacto con la tierra firme, respiran. Tienen los ojos protegidos del inmenso sol con las palmas de las manos y miran el cielo sonriendo.
Así espera el Ecuador la llegada de los aviones porque el cielo les devuelve el otro Ecuador, el lejano, el que no está justamente en la mitad del mundo, el perdido por largo tiempo.


Una vez en tierra, el cansado viajero es presentado transportándolo sobre una escalera mecánica frente a la bulliciosa cristalera que separa el que viene de los que esperan. Se agitan muchas manos que saludan muchas veces. Hay globos, alegría y niños en brazos esperando al papá que quizás todavía nunca han visto.
Quién hasta hace algunas horas era, sin más, un emigrante extranjero en una tierra fría llena de nubes; quien trabajaba sin papeles y tenía el derecho a estar medio escondido se convierte, por el poder del sol, en un resplandeciente ser humano, el querido familiar tan largamente añorado.

Todos los ojos se concentran en el siguiente viajero por llegar y se cruza una mirada agotada por el viaje con una multitud de miradas sedientas. Rápidamente la memoria selecciona aquel rostro que ahora parece tan cambiado, hasta que por fin, sin titubeos, es verdad y los ojos se encuentran.
Ha llegado y no se piensa que tendrá que macharse dentro de unos meses. Ha llegado y parece que será para siempre.
Aunque la escalera mecánica se lo lleva. Ya falta poco, únicamente hay que esperar unos pocos minutos más, mero trámite.

En el Aeropuerto Internacional de Quito, atendiendo a la importancia de estos momentos, se han reducido los controles aduaneros y de documentación al mínimo. Es por eso que el viajero no tiene que poner las manos arriba, ni quitarse los zapatos, ni enseñar el pasaporte catorce veces, sino que llega incluso antes que su equipaje a la cinta transportadora, que se convierte en una improvisada lotería, asignando el orden en que se producirán los abrazos y aparecerán las contenidas lágrimas.

En ocasiones, como es en nuestro caso, los abrazos apasionados se sustituyen por formales apretones de manos que se acompañan con cordiales frases de bienvenida. No, nosotros no somos ecuatorianos, aunque estemos inmersos en la misma vorágine sin comprenderla.

Para recibir sus visitas, los ecuatorianos no visten llamativos trajes que guardan para ocasiones más serias. Ellos, por ser un pueblo emotivo y humilde, suelen llevar la ropa de faena. Vienen directamente del trabajo a la bienvenida por el camino más recto. Con sus pantalones caídos y sus ponchos de lana, con los sacos remendados y el pelo revuelto, pero, irremediablemente, manifestando su enorme dulzura, quizás algo superior a la que un duro y sufrido corazón es capaz de guardar con empeño.

Los sacos remendados. También en España han habido grandes zurcidoras como mi madre, orgullosas de serlo. A ella le tiraban más los calcetines. Eran otros tiempos.
El esfuerzo necesario para componer tan ingente numero de puntadas constituía un pequeño ahorro pero capaz de encauzar la mermada economía doméstica. Horas de trabajo robadas a la noche, pérdida de vista a cambio de poder reutilizar unos calcetines roídos por el tiempo.
Otro tiempo distinto, ya olvidado.

Después de la rigurosa ronda de saludos, al visitante se le lleva de aquí para allá, reservándole un lugar destacado. A través de portales donde se guardan por la noche los carros se llega hasta el salón o centro de la casa. A los pies de una chimenea sin uso, se encuentra la mesa de la tertulia, rodeada de sofás, butacas y gran cantidad de sillas que van llegando de otros lugares para que nadie se quede sin sitio. Es agradable conversar y comienzan a surgir los comentarios pequeños y las anécdotas sin importancia, pero el visitante, sin duda, está cansado (lleva 22 horas de viaje) y no parece, a esta hora, comunicativo en exceso. Hay que abreviar y se saca una antigua botella. A los recién llegados se les invita a una estudiada copa de vino espumoso. La persona más anciana pronuncia un breve brindis donde ensalza los vínculos que une la cultura del Ecuador con el resto del mundo, especialmente si el agasajado procede de España o de algún otro lugar de la América Latina, países que son hermanos. No, no son paises sudacas, son paises hermanos, lo sepas o no.

A partir de ese momento, el viajero se siente muy agradecido por todas las atenciones que ha recibido y que no puede corresponder, salvo con muestras de afecto y meras palabras. Éstas se muestran algo torpes en comparación con el tranquilo discurso de los anfitriones.
Posiblemente, la educación ecuatoriana, dispone de un libro-compendio donde se recoge el listado de todas las frases armoniosas posibles a utilizar en estas conversaciones.
Cada situación requiere la frase adecuada y no otra. Debe ser clara y sencilla, que exprese nítidamente lo que se pretende en cada momento. Da la impresión de que, a cada instante, el hombre o la mujer ecuatoriana abriera ese libro y, tras una breve consulta, leyera con mesurada entonación la frase apropiada.

Durante esta ceremonia de presentación se le da importancia al visitante y se hace cuanto se puede para que se encuentre a gusto. El pueblo de Ecuador sabe acoger a la gente.
Son gentes humildes que habitan por igual la montaña, la costa y la selva, dorados por el sol y apaciguados por el culto a la Virgen del Cisne, oriunda de Loja, que protege, también por igual sus trabajos y sus hogares.

Ya es tarde, nos despedimos. Nos quedamos en la casa de Lourdes, hermana de Patricia, mujer de Pedro, hijo de Maria José, compañera mía, habitante del mundo.
Nos ha dejado su casa para que estemos bien cómodos. Ella, su marido y sus hijos no sabemos dónde se habrán trasladado.

Todo esto se hace muy parecido en España. Con ellos tenemos nosotros tantas o más atenciones.

Sobre la mesa del salón hay rosas recién cortadas.
Unas cuantas rosas de los millones de rosas que los ecuatorianos exportan a los Estados Unidos de América, aunque éstas son nuestras.